Acerca de mi

De chica me imaginaba detrás de tubos de ensayo creando medicamentos o realizando grandes descubrimientos.
Me encontré con la fotografía casi sin buscarlo.
Comencé con un curso de fotografía digital básica en el Fotoclub Buenos Aires, y a medida que fui descubriendo y adentrándome en el tema, este nuevo mundo me atrapó por completo.

Es un mundo que me apasiona (en especial la fotografía de retratos). Nada más lejano a lo que imaginaba cuando jugaba en  casa de mi abuela a «inventar pócimas», excepto por la parte de los  grandes descubrimientos.

En este pequeño camino que llevo recorrido aprendí que la conexión (mas allá de la composición y la técnica) es lo que hace a un buen retrato.  Conexión entre las personas que están delante y detrás de la cámara. ¡Gran descubrimiento!
A partir de ese momento comenzó mi camino para tratar de conseguir «el retrato».

Vivo buscando «ese» retrato (el que muestra la conexión entre dos seres y deja entrever el alma de los fotografiados).  Mi objetivo es tratar de obtenerlo en cada oportunidad.

Desde que vivo en esa búsqueda no me aburro nunca, porque cada persona es diferente y amo que sea así.  Es por eso que me gusta ofrecerle algo especial a cada uno.